CÓDIGOS ESTÉTICOS

El espíritu de Perrelet, sinónimo de proeza técnica y creatividad, se refleja también en su diseño distintivo, en los detalles estéticos que celebran un noble pasado convertido en plataforma para un futuro excepcional.

Corona

La corona de cuerda, específica de las colecciones Turbine, está perfectamente integrada en la caja. Vista lateralmente, se funde a la perfección en sus fluidas líneas creando un efecto visual único. Su correcto funcionamiento queda garantizado gracias a un sistema de bloqueo que, abierto, permite dar cuerda y la puesta en hora. Decorada con la P, inicial característica de la marca, la corona aporta un acabado estético muy particular al conjunto del reloj.

DOBLE ROTOR

Encarnación de la singularidad de Perrelet, inventor del movimiento automático, el patentado Doble Rotor ofrece el protagonismo al ingenioso sistema de remontaje. El rotor tradicional se duplica con un rotor permanentemente visible situado en el centro o en la periferia de la esfera, en función de los modelos. Gracias a la completa sincronización de los dos rotores, aumenta el rendimiento de la función y el usuario puede admirar y controlar el vaivén de las oscilaciones.

ACANALADURAS

Las acanaladuras, decoración tradicional en relojería, se han rediseñado dentro de un estilo contemporáneo. Las muescas cuadradas forman armoniosas pilastras estructuradas en el perfil de la caja. Estas acanaladuras, más estrechas en los relojes clásicos, se ensanchan e incluso se realzan en los audaces modelos Turbine. Introducidas también en algunas coronas, garantizan una mayor facilidad de manejo.

CUERNOS

Los cuernos, piezas que sirven para sujetar el brazalete, son una parte importante del estilo de Perrelet. Voluminosos, logran destacarse de la caja para acentuar su presencia. Recortados con ángulos marcados, reafirman su carácter contemporáneo. Con curvas generosas, ofrecen una máxima comodidad de uso.

Turbina

Desde 2009, el doble rotor de Perrelet es objeto de una nueva interpretación. El rotor superior cede su espacio a una gran rueda con palas que gira libremente, sobre toda la superficie de la esfera, al ritmo de los movimientos de la muñeca. La colección Turbine juega con multitud de colores y decorados dispuestos en un segundo plano creando fascinantes efectos ópticos. El deleite visual resulta prioritario. Con el paso de los años, la turbina se convierte en un auténtico icono de la marca y es objeto de una considerable evolución. En 2013 se integran complicaciones relojeras como el cronógrafo y el tourbillon. Se ha superado una importante etapa, abriéndose camino al desarrollo de prometedoras y nuevas posibilidades.