SABER-HACER

MOVIMIENTOS

Todos los relojes Perrelet están equipados con movimientos de cuerda automática. Es un principio respetado sin excepciones desde hace más de 200 años, homenaje a Abraham-Louis Perrelet y a su invención en 1777. Sus distintos calibres, íntegramente manufacturados, decorados, ajustados y ensamblados en sus propios talleres, superan los límites establecidos de la precisión y la evolución técnica. La marca propone un amplio y rico abanico de posibilidades y composiciones, ya sean calibres tradicionales de cuerda automática, movimientos patentados de doble rotor o incluso tourbillon. Todas y cada una de ellas resultan cautivadoras y fascinantes y son capaces de satisfacer las expectativas de los mayores expertos en la materia.

Más información de nuestros movimientos

MANUFACTURA

Perrelet domina todas las facetas del arte relojero. Por eso, la marca es capaz de elaborar y fabricar todas las piezas que componen sus movimientos. La marca se distingue por un enfoque singular y único, que combina la eficiencia industrial con la mano de obra artesanal. Para los apasionados más exigentes, es una prueba de originalidad y calidad sin igual. En su búsqueda de la perfección, Perrelet ha reunido bajo un mismo techo los conocimientos y la experiencia manual de sus relojeros y dispone incluso de sus propios escapes, espiral incluida. Es ésta una competencia poco común, fruto de diez años de investigación y desarrollo. Decenas de oficios relojeros complementarios permiten sublimar la innovación, piedra angular y promesa de la marca a los apasionados de la relojería hecha arte.