First Class & First Class Lady

First Class & First Class Lady

junio 2015

La familia First Class de Perrelet se engalana con nuevas esferas

Con un legado superior a 230 años de antigüedad, la casa Perrelet está profundamente arraigada a sus tradiciones. El artífice de creaciones relojeras tan contemporáneas como eternas sitúa la pureza estética al servicio de la belleza mecánica.

Prueba de ello es la clásica familia First Class, que atesora una gama de relojes elegantes a la par que atemporales, tanto para señora como para caballero. Disponible en dos modelos, uno de tres agujas y fecha y otro con péndulo visible, esta colección se define por su caja de acero cepillado y pulido, sus líneas sobrias y sus formas equilibradas y agradables de llevar. Las acanaladuras laterales, el emblema de la casa, dotan de distinción a una carrura fácilmente reconocible por sus refinados atributos. Asimismo, los modelos se engalanan con un brazalete de auténtica piel de aligátor de color negro o marrón con un cierre desplegable y pulsadores laterales de acero.

Fieles a un innovador diseño estético basado en los clásicos de Perrelet, las esferas estrenan un rostro que apuesta por detalles graneados en el centro y por el guilloché en el contorno exterior, que confiere al reloj de un juego de contrastes que refuerza su carácter. A su vez, el conjunto se ve resaltado por el toque de luz y resplandor que aportan los índices facetados.

En la misma línea, los modelos femeninos también se ven enriquecidos por esta evolución al incorporar una esfera de nácar negro o blanco con índices engastados. Para aportar aún más elegancia, algunas versiones ostentan un bisel engastado con 64 diamantes alrededor de su contorno. Enmarcados dentro de las nuevas cajas de 35 milímetros de diámetro, los First Class Lady se alzan como creaciones sofisticadas y extremadamente femeninas.

Las colecciones de la familia First Class cobran vida con un movimiento de cuerda automática de la propia manufactura: el calibre P-321 para los modelos de tres agujas y fecha, y el calibre P-391 para los de péndulo visible, el cual queda a la vista a través de una abertura situada a las seis. Como broche final, los ejemplares descansan sobre un fondo de zafiro transparente que permite entrever la mecánica del reloj.

Las nuevas versiones son auténticas obras maestras concebidas para complacer a los amantes de los clásicos modernos.

Últimas noticias

Todas las noticias